Hacer una foto de un café con el móvil no es nada fácil

0

Foto-cafe-01

No dar mucho la nota es posiblemente el mejor consejo que se puede dar a la hora de hacer fotos en restaurantes. Que sí, que esa foto de la hamburguesa, el copazo o los callos de turno es lo más importante del mundo y posiblemente eres capaz de convertirlo en una cotizada obra de arte que conseguirá miles de likes.

Pero procura que el resto de comensales no tengan que sufrir un ataque de vergüenza ajena mientras tú montas el numerito con la luz, la posición de disparo, el ángulo para conseguir una toma cenital perfecta o llenas la mesa cosas oxidadas para darle un toque retro-chic-vintage a la imagen.

¿Exagerado? Pues mucho más lo hace los chicos de AwesomenessTV en este divertido vídeo sobre el complejo arte de sacar una puñetera foto a una taza de café que descubrimos en Bokeh.

Que levante la mano el que no haya imaginado algo parecido al compartir mesa con algún adicto a Instagram. De hecho, pensándolo bien, los viajes gastronómicos en los que de vez en cuando andamos se parecen bastante a esto. Eso sí, nos vendría muy bien un par de focos y un buen productor, porque el tema de la luz en los restaurantes es una asignatura pendiente.

¿Cómo? ¿Que los restaurantes piensan en la gente que va allí a comer y no a sacar fotos? Tiempo al tiempo.

Dejar respuesta