Las cámaras digitales más terroríficamente feas

10

horror-cameras-2Te guste o no, Halloween está a la vuelta de la esquina. Así que entre calabazas, telas de araña y costumbres más o menos importadas, si se trata de meter miedo también hay cámaras cuya estética resulta bastante terrorífica.

Normalmente somos unos artistas a la hora de buscar eufemismos para no decir que una cámara es un auténtico engendro. O simplemente fea como el demonio. Pero un día es un día, así que aprovechando las fechas hemos recuperado esta lista con algunas de las cámaras digitales más horrendas de todos los tiempos.

Y es que a lo largo de la historia es fácil encontrar unas cuentas que parecen concebidas tras una larga ronda de chupitos o un exceso de LSD. O quizá son simplemente las obras de algún diseñador con ínfulas venido a más que se está riendo de todos nosotros. Bienvenidos al museo de los horrores fotográficos.

Kodak DCS 135

dcs-315

De acuerdo, eran otros tiempos, y es cierto que en aquella época este tipo de Frankensteins digitales estaban a la orden del día. Nikon o Canon dejaban en manos de Kodak la fabricación de una réflex y el resultado era algo así. El principal problema de la DCS 315 es que su punto de partida ya es un horror de la naturaleza: la Nikon Pronea S, una réflex para película APS que para muchos es la cosa más fea que ha salido jamás de una factoría de Nikon. Hablando de fusiones esperpénticas, las Agfa ActionCam (que nada tienen que ver con las actuales cámaras de acción como la GoPro) también merecerían figurar por aquí.

Canon PowerShot D10

canon-powershot-d10

Un ejemplo paradigmático de esa extraña y testadura tendencia de diseñar las cámaras todoterreno como si fueran extraños artilugios. Que sea una de esas compactas resistentes que lo aguantan todo no significa que tenga que ser un pequeño engendro que uno no sabe muy bien ni por dónde cogerlo. Se ve que en Canon no entendieron muy bien este concepto a la hora de diseñar la D10, una especie de híbrido entre cámara y submarino salpicado de tornillos por todo su perímetro. Por suerte parece que acabaron por pillar las indirectas y su relevo (la PowerShot D20) optó por unas algo más moderadas.

Sigma SD1 Wood Edition

sigma-sd1-wood-edition

Lo de las ediciones especiales y limitadas es un fenómeno digno de estudio. Leica, por ejemplo, se mueve como pez en el agua en este universo paralelo de maderas, cueros, metal gastado y piezas de coleccionista a precios absurdos. Sigma también intento meterse en el mundillo, pero a la vista de los que hicieron con la SD1 en esta abominable versión forrada de madera parece que se da un poco peor. La madera no siempre es elegante, y menos aun cuando brilla como si llevara diez capas de barniz.

Pentax K-01

pentax_k-01_800_thumb800

Esta es una de nuestras preferidas y el ejemplo paradigmático de que un diseñador tan reputado en otros ámbitos como Marc Newson no tiene por qué saber diseñar una cámara de fotos. Y aunque el tamaño y el volumen de la cámara responden más bien a criterios técnicos que estéticos, esa extraña cobertura de goma, especialmente en su versión amarilla, si es consecuencia de un delirio creativo transitorio. Que pida perdón y entregue los lápices ya mismo.

Leica S1

leica-s1

Sí amigos, las sagradas e intocables Leica también pueden ser feas. Y aunque para algunos la tosca R8 es la cámara más fea de exquisito catálogo de la firma alemana, si se trata de buscarle las cosquillas a la marca es mejor hacerlo con este trasto: la Leica S1, su primera cámara digital. En su favor hay que decir que más allá de esas líneas tan aerodinámicas como una caja de zapatos, esta cámara de estudio que bien podría pasar por el volante del Coche Fantástico era una auténtica virguería para la época (1996), con un triple sensor CCD de barrido y con una resolución de 26 megapíxeles.

Kodak P880

kodak_p880

La misma Kodak que ahora parece dispuesta a licenciar su marca para lanzar todo tipo de productos baratunos y de escaso interés (a excepción de su prometedor teléfono Ektra), hace no muchos años era la auténtica reina de la fiesta digital. La misma Kodak que ha diseñado cámaras realmente memorables también ha sido capaz de concebir cosas como ésta. Es lo que tiene la bipolaridad. Con ustedes la Easy-Share P880, una compacta de zoom largo que soñaba con ser algo parecido a una réflex. Hasta ahí todo bien. Lo que nadie se explica es quien fue el genio que decidió colocarle esos sensores de medición (o lo que demonios sean) en toda la frente. La cíclope, la apodaron. Y con razón.

Samsung DuoCam SC-D6550

samsung-duocam-sc-d6550

Hoy en día que una cámara sea capaz de grabar vídeo y hacer fotografías de calidad es algo de lo más normal, pero no hace tanto mezclar ambas disciplinas en un solo aparato y hacerlo bien era francamente complicado. Samsung intentó salvar este escollo con mucha valentía y, suponemos, altas dosis de alcohol. Porque sólo desde la ebriedad absoluta se puede explicar algo como la DuoCam SC-D6550, lo mejor del vídeo y la fotografía unidos en un aparato sencillamente espeluznante.

Hasselblad Lunar

hasselblad-lunar

Ser una de las firmas más míticas y respetables del sector no ha impedido la entrada de Hasselblad en el museo de los horrores por la puerta grande con la Lunar, un versión tuneada de la Sony NEX-7 que para muchos merece ser coronada como la pieza fotográfica más fea de la eternidad. La firma no se contentó con este adefesio y siguió lanzado versiones similares de otros modelos. Su delirante diseño y su absurdo precio de 5.000 euracos la convirtieron en la cámara preferida de los multimillonarios Rusos, no te digo más.

Ricoh WG-30

ricoh-wg30

Al igual que ocurre con la citada Canon PowerShot D10, Ricoh se parapeta en la excusa de la resistencia para perpetrar uno de los engendros más actuales de esta lista, la WG-30. Una cámara que parece el resultado de meter el coche de Batman, la armadura de Iron Man y un todoterreno japonés en una batidora y triturarlo todo sin ningún tipo de piedad ni criterio. La Ricoh WG-30 es resistente al agua, al polvo y a los golpes, pero no a las miradas de desprecio absoluto.

10 Comentarios

Dejar respuesta